cultivar setas en casa

Clonar una seta

Esta web utiliza cookies de terceros como complementos externos de contenido. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. ¡De acuerdo!
Más información.

Propagar el micelio

En pocas palabras: la propagación micelial consiste en:

  1. reproducción sexual (mediante esporas) o asexsual (clonando un trozo de micelio o de una seta) en una placa de petri
  2. incubar las placas de petri
  3. con el micelio resultante al punto anterior inoculamos los granos de cereales para preparar el inoculo o el blanco de seta
  4. incubar el micelio en grano
  5. el blanco de seta resultante se utiliza para colonizar el substrato "en masa"
  6. incubar
  7. y por fin: poner en condiciones de fructificar

Para clonar una seta:

  1. Seleccione una seta sana y con buen aspecto.
  2. Límpiela con cuidado. Utilizar alcohol o agua oxigenada no sería mala idea.
  3. Coja la seta por el pie y pártela por la mitad a lo largo
  4. Esterilize el bisturí con el mechero calentandolo al rojo vivo, y deja que se enfríe unos segundos.
  5. Corte un trozo de seta del interior del sombrero de unos 2mm3.
  6. Transfiérelo a una placa con agar. Es importante clonar un mínimo de 5-6 placas para asegurarse que almenos unas cuantas resultarán libres de contaminantes.
  7. Finalmente, cuando haya acabado apile las placas, envuélvalas en una bolsa de plástico limpia, y póngalas en un lugar conveniente para incubar a temperatura ambiente. El crecimiento micelial, si ocurre, debe hacerse visible en unos pocos días, extendiéndose hacia afuera del trozo de tejido del hongo. Vigile las placas porque pueden crecer mohos o bacterias en cuyo caso tendrá que recortar un trozo de micelio limpio y transferirlo a una placa nueva. Si decide subclonar el micelio para separarlo de los mohos y demás contaminantes de esta manera, asegúrese de hacerlo antes de que el moho haya madurado lo suficiente como para oscurecer en color y formar esporas.